💬
Chatea con nosotros

En este blog nos preocupamos de todos los aspectos relacionados con el descanso adecuado y la salud de las personas con sobrepeso. El siguiente artículo creemos que puede resultarte interesante:

Sobrepeso en el embarazo: riesgos y consejos

Sobrepeso en el embarazo

Vivimos en una sociedad en la que mucha gente presenta exceso de peso. Para hablar de si es más o menos insalubre se deben tener en cuenta numerosas variables, no obstante, el sobrepeso en el embarazo nunca es bueno ni para la madre ni para el bebé.

Aunque no siempre está en nuestra mano evitar la obesidad en el embarazo y siempre debes seguir las indicaciones de tu médico, vamos a darte una serie de consejos para hacer más llevadera la espera a medida que avanzan los meses. Pero antes, hablemos un poco de medicina.

Embarazo con sobrepeso previo

Cuando una mujer llega al parto con sobrepeso puede deberse a que ha ganado demasiado peso durante el embarazo, algo que no siempre se puede controlar de una manera sencilla, o que ya se quedó encinta teniendo unos kilos de más.

En este último caso, es necesario diferenciar entre sobrepeso ligero y los diversos grados de obesidad.

Padecer obesidad y quedarse embarazada no es imposible, pero sí complicado porque cuando el cuerpo de una mujer fértil presenta un exceso importante de grasa, la función de los ovarios se ve alterada. Se producen más hormonas masculinas que si es misma mujer tuviera un peso medio y puede darse el caso de irregularidades menstruales. Además, los tratamientos de fertilización in vitro tienen menor tasa de éxito en mujeres con un índice de masa corporal (IMC) muy elevado.

Si estás planeando quedarte embarazada presentando sobrepeso, el momento de intentar bajar un poco es precisamente antes del embarazo. No debes hacer dieta para bajar de peso durante el embarazo porque podrías perjudicar a tu bebé más que con los riesgos que supone en dar a luz siendo una mujer obesa.

Lo que sí se hace cuando una mujer con sobrepeso queda encinta es seguir con cuidado los cambios de peso mes a mes y establecer como tope máximo de kg a ganar un valor inferior al que se recomienda en mujeres con normopeso.

Embarazo con sobrepeso

Riesgos del sobrepeso en el embarazo

Riesgos para la madre

  • Diabetes gestacional e hipertensión, que a su vez pueden ser causa de preeclampsia. Por suerte, hoy en día la mayoría de los embarazos con preeclampsia pueden llegar a término, aunque sea con una inducción prematura al parto o una cesárea.
  • Cualquier problema osteoarticular se verá empeorado con la ganancia adicional de peso que supone el embarazo, pues tienes menos margen de maniobra. Si tienes problemas en los pies, tobillos o rodillas, con tu embarazo los vas a sentir más.
  • También aumenta el riesgo de que aparezcan varices y las temidas, aunque inocuas, estrías.
  • Las mujeres que ganan demasiado peso en el embarazo o partes de un ICM elevado sufren muchos más problemas de edemas y calambres en las piernas, también lumbalgias y pubalgias.

Riesgos para el bebé

  • El bebé puede no sobrevivir a los 9 meses de embarazo, por lo que sería necesaria una inducción temprana para evitar la muerte fetal.
  • También se multiplican las posibilidades de que el bebé sea diabético, obeso o nazca con un tamaño fuera del considerado normal, tan grande como para obligar a recurrir a la cesárea temprana.
  • Hay mayores posibilidades de que al bebé le puedan afectar ciertos tipos de cáncer.
  • En los últimos meses del embarazo, es más probable que exista sufrimiento fetal que en el caso de mujeres con un peso medio. No obstante, en este punto también influye mucho la estatura de la madre, que a su vez se relaciona directamente con el tamaño del útero. En caso de embarazo múltiple y obesidad, puede necesitar inducir el parto o hacerlo antes de lo previsto.

Consejos para un embarazo con sobrepeso

Si todavía no estás embarazada, es el momento de intentar adoptar hábitos de vida y de alimentación que te hagan ir perdiendo peso.

Descarta las dietas drásticas, nunca beneficiosas, pues te dejarían en peores condiciones para tener tu bebé sin peligro para ambos. No es tanto una cuestión de empezar con el peso adecuado como de prepararse para una buena gestación.

Sin embargo, 1 de cada 8 mujeres infértiles consigue dejar de serlo si reduce su peso antes de intentar quedarse embarazada de nuevo. La pérdida de peso en mujeres obesas mejora la tasa de éxito de los tratamientos de fecundación artificial.

Una vez ya está todo en marcha, haz caso a tus médicos y no te saltes ninguna analítica. Es posible que necesites de alguna medicación, pero será tu facultativo quien te informe.

Nosotros queremos ayudarte a reducir los dolores de piernas, los edemas y los problemas de espalda. Para ello, ten a mano esta lista:

Camina cada día

A medida que vaya avanzando tu embarazo, tus paseos pueden tener que ser un poco más lentos o más cortos. No hay problema, lo importante es que camines hasta el mismo día del parto si es posible.

Ejercita tu musculatura

Cuida la musculatura de tu espalda, abdomen y región púbica en ejercicios premamá, impartidos por algún profesional. Muchas veces se incluyen en los programas de preparación al parto.

Duerme en un buen colchón

Sigue cuidando tu espalda mientras duermes, descansando en un buen colchón. Recuerda que, si has ganado mucho peso, es posible que necesites cambiarlo por uno adaptado a tu nuevo IMC. A un buen colchón para embarazadas nos referimos a un colchón de firmeza media con un muy buen grosor, el Big & Strong de Flex sería perfecto.

Lo bueno de los colchones para personas con peso elevado es que se pueden utilizar sin problema si bajas de peso. De hecho, mucha gente con problemas de espalda los elige a propósito por su mayor ergonomía.

Si no quieres hacer una inversión mayor en un colchón especial individual, o no toca renovar el colchón y lo que quieres es algo para este espacio de tiempo, una buena opción es comprar un topper, para tu lado de la cama -con tamaño individual- que durante estos meses te permitirá dormir más cómodamente de lado.

También hay una almohada especial para embarazadas, que te permite apoyar pierna, barriga y cabeza. ¡Toda en una!

Cuida la buena circulación

Cuando te pongas a ver la televisión o a leer recostada, hazlo con una almohada sobre los tobillos para ayudarte a controlar el edema de pies y pantorrillas. Si este problema te afecta de manera importante, pregúntale a tu médico si puedes someterte a unas sesiones de presoterapia (alivian mucho, aunque existen algunas contraindicaciones puntuales).

 

Cuando deseas tener un bebé no es nada recomendable tener kilos de más. El sobrepeso en el embarazo es un enemigo para tu salud y la de tu pequeño y debes hacer caso en todo momento a las indicaciones de tu médico.

Si estás planeando tu embarazo y tienes exceso de peso, es el momento de adquirir buenos hábitos. Pero si ya estás embarazada con sobrepeso o si tu ganancia mes a mes se ha descontrolado por una cuestión hormonal, calma, puedes hacer cosas para reducir las molestias que te van a acompañar. De manera resumida, mantente activa y cuida tu espalda tanto por el día como durante la noche.

Suscríbete por email

Sí, soy humano*

Se ha enviado un mensaje de confirmación; por favor, haga clic en el enlace de confirmación para verificar su suscripción.
El email ya está en uso
Tienes que escribir un email
Tienes que cliquear el captcha
El captcha no es correcto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.