💬
Chatea con nosotros

En este blog nos preocupamos de todos los aspectos relacionados con el descanso adecuado y la salud de las personas con sobrepeso. El siguiente artículo creemos que puede resultarte interesante:

Consejos para dormir con calor en verano si tienes sobrepeso

Dormir con calor

Si vives en una zona con veranos calurosos, sabrás que dormir con calor suele ser sinónimo de mal descanso. Las razones, fisiológicas, afectan más a las personas con sobrepeso y, en especial, a las mujeres.

“¿Por qué me da tanto calor en la noche?”, habrás exclamado más de una vez. Si pasas los meses estivales cansado, repitiendo aquello de “no puedo dormir con calor”, quédate porque vamos a explicarte por qué te cuesta conciliar el sueño con calor y cómo dormir mejor en verano, tanto si eres una persona propensa a padecer sofocos nocturnos como si estás pasando por una ola de calor sin aire acondicionado.

¿Por qué tengo tanto calor por la noche?

  • Porque tu habitación, en efecto, se encuentra caldeada.
  • Porque has cenado demasiado y poco antes de irte a dormir. Tu cuerpo envía sangre al abdomen para hacer la digestión y esto interfiere en parte con los mecanismos termorreguladores que favorecen la conciliación del sueño.
  • Por ansiedad o simple estrés.
  • Porque tu colchón está elaborado con un material poco transpirable o porque usas ropa de cama poco adecuada para la zona donde vives. Aprovechamos para aconsejarte no usar ropa de cama muy pesada aunque haga frío, pues también interfiere con un sueño reparador.
  • Porque tienes fiebre o sofocos asociados a la menopausia.

Razones por las que no puedo dormir con calor

Para conciliar el sueño, tu cuerpo hace descender la temperatura corporal unas décimas de grado centígrado. Si tu habitación supera los 25 o 30 ºC, a tu cuerpo le va a costar disipar la temperatura para prepararte para el sueño. La temperatura ideal para dormir bien es de 15 a 21 ºC, pero es mejor que esté un poco más fría antes que superar estos valores en exceso.

De igual manera que cuando tienes fiebre suelen sentir escalofríos, el descenso de la temperatura corporal al iniciar el sueño puede traducirse en sensación de calor agobiante cuando el ambiente no tiene una temperatura adecuada, si padeces sobrepeso o eres mujer en periodo premenopaúsico.

Por si fuera poco, si padeces insomnio por el motivo que sea, dormir en verano puede empeorar tu problema. Si sufres del síndrome de piernas inquietas el calor dilatará los vasos sanguíneos de las piernas, lo que se traduce en despertares más frecuentes durante la noche.

¿Qué tiene que ver el sobrepeso con pasar calor por la noche? Las personas obesas, cuando están acostadas, presentan una mayor superficie de contacto con el colchón y la ropa de cama. Si los materiales de tu colchón y su sobrecubierta están bien elegidos no hay problema, pero en caso contrario, los meses de verano pueden ser sinónimo de un sueño ligero noche tras noche.

Consejos para dormir mejor en verano si tienes sobrepeso

Anota estos consejos, adecuados para gente con sobrepeso o sin este problema, porque son la clave a tu pregunta sobre cómo no pasar calor por la noche:

Cenas livianas

Cena ligero y no tomes picante durante la noche. Deja que transcurran al menos dos horas desde la cena hasta la hora de irte a acostar para que la digestión gástrica haya finalizado o esté cerca de hacerlo.

Las ensaladas y los alimentos que aportan triptófano de manera natural (plátanos, leche, frutos secos) pueden ayudarte a dormir mejor.

Ensalada

Colchón y ropa de cama con materiales transpirables 

Necesitas que tu colchón sea transpirable (tú más que la gente delgada) y te conviene elegir coberturas de colchón que ayuden a disipar el calor. Si vives en zonas donde hay meses muy fríos y otros muy cálidos, te recomendamos elegir un buen colchón viscoelástico de doble cara.

Vigila los materiales de tu ropa de cama, que también deben ser transpirables. Usa ropa de dormir fresca, a ser posible de algodón o de lino.

Airea tu habitación

Si no dispones de aire acondicionado y el calor no es excesivo, ventila la habitación un poco antes de irte a dormir para reducir la temperatura ambiental. No descuides la humedad si estás en una zona de clima muy seco, pues también puede hacer que duermas peor en verano.

¿Una ducha antes de dormir? Sí, pero a la temperatura correcta

Puedes aprovechar la ducha y refrescarte antes de irte a la cama, pero ten cuidado porque si usas agua muy fría te despejará. Paradójicamente, las duchas templadas o calientes producen somnolencia, aunque si el ambiente está muy caldeado tampoco son recomendables. Ante la duda, el agua templada es la mejor opción para una ducha vespertina.

La mejor almohada estival

Utiliza una almohada adecuada, pequeña y firme. No hay problema en tener dos almohadas diferentes, una de invierno y otra de verano, para alternar su uso de la misma manera que se hace con la doble cara de los colchones viscoelásticos que te recomendamos tener en consideración.

Más trucos para dormir mejor en verano

Aplica un gel como el aloe vera en la piel poco antes de acostarte para que utilice parte del calor de tu superficie corporal como ayuda a la evaporación. Algunos productos aftersun también ofrecen un efecto refrescante a la vez que cuidan la piel.

Planta cara al estrés en cualquier época del año. Es posible que a ti no te afecte mucho a la calidad del sueño, pero seguro que, cuando las condiciones para quedarse dormido se vuelven adversas, el estrés deja sentir sus efectos sobre los ciclos de sueño y vigilia.

 

A casi todos nos gusta el verano hasta que llega la noche, y es que dormir con calor es difícil. La conciliación del sueño en verano se vuelve más complicada si vives utilizas un colchón y ropa de cama poco adecuados por sus materiales, si sufres de insomnio o de sobrepeso, y los despertares serán más frecuentes en los meses de estío para todas las personas que presentan el síndrome de las piernas inquietas.

Los colchones especiales para personas con sobrepeso u obesidad ya suelen tener en cuenta el problema de la sensación térmica durante la noche, por lo que son más frescos. Los puede utilizar todo el mundo. También puedes crear tu pequeño ritual previo a irte a la cama para ayudar a reducir la temperatura corporal.

Suscríbete por email

Sí, soy humano*

Se ha enviado un mensaje de confirmación; por favor, haga clic en el enlace de confirmación para verificar su suscripción.
El email ya está en uso
Tienes que escribir un email
Tienes que cliquear el captcha
El captcha no es correcto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.