Apnea del sueño y el sobrepeso: causas y su relación

El síndrome de apnea del sueño (SAS) es uno de los motivos que impiden un correcto descanso y pueden hacer que nos despertemos cansados. Y es que, muchas veces, quien sufre apnea del sueño es el último en enterarse de su padecimiento, en especial si vive solo. Vamos a estudiar, en este post, si hay relación entre la apnea del sueño y el sobrepeso.

Los síntomas de apnea del sueño se manifiestan mientras estamos dormidos y, pese a ser responsables de breves despertares en plena noche, puede suceder que no lo recordemos. Sin embargo, las consecuencias de la apnea sí se dejan sentir desde que el síndrome aparece en sus etapas iniciales.

Qué es la apnea del sueño

La apnea del sueño es una enfermedad que afecta más a hombres que a mujeres y se vuelve más frecuente a medida que se cumplen años. Consiste en que la respiración se ve interrumpida de manera parcial o total mientras estamos dormidos, lo que lleva al organismo a realizar una inspiración vigorosa, que puede producir un despertar o no. En todo caso, la apnea del sueño afecta al descanso.
Apnea del sueño y el sobrepeso

Causas de la apnea del sueño y su relación con el sobrepeso

El síndrome de apnea del sueño o SAS puede tener diferentes causas, aunque la que más influye es la obesidad.

Las personas que acumulan mucho tejido graso en el abdomen pueden experimentar dificultades para tensar y relajar el diafragma por completo, a causa de la presión que ejerce esa materia grasa.

El resultado es que las respiraciones no son lo suficientemente profundas, lo que afecta más a quienes sufren de sobrepeso dado que son personas que generan más dióxido de carbono con cada respiración completa, comparadas con las personas con normopeso.

No es extraño que quienes sufren de apnea del sueño tengan problemas para dormir profundamente, pues sufren microdespertares recurrentes, pero también la propia apnea empeora otros síntomas que la producen: nos referimos a las insuficiencias cardiovasculares. Sufrir de apnea obstructiva del sueño y no recibir tratamiento equivale a realizar ejercicios anaeróbicos, cosa contraindicada en pacientes con cardiopatías o con algunas enfermedades neumológicas.

Síntomas y peligros de la apnea del sueño

  • El síntoma que más se repite en los estados iniciales es el mal descanso, que se traduce en fatiga durante el día.
  • Quienes duermen cerca de una persona que padece de apnea del sueño son quienes suelen avisarles de que se quedan unos segundos sin respiración mientras duermen o experimentan ronquidos muy potentes cada cierto tiempo. Estas personas sufren verdadera angustia temiendo que la apnea cause un paro respiratorio al enfermo, cosa que podría suceder cuando el síndrome se presenta en estado avanzado y se combina con otras patologías.
  • El síndrome de la apnea del sueño es un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cerebrovasculares.

La buena noticia es que la apnea del sueño tiene tratamiento, de hecho existen varios en función de la gravedad de la apnea. Estos tratamientos evitan la comorbilidad asociada.

Además del tratamiento farmacológico o mecánico, el hecho de perder peso ayuda cuando es el factor más importante en la incidencia de esta enfermedad, muy infradiagnosticada todavía a día de hoy. Otra cosa que puedes hacer para mejorar el descanso si sufres de apnea del sueño y de sobrepeso es asegurarte de usar un buen colchón, adaptado a tu masa corporal, para poder mantener una correcta postura al dormir, que no empeore la presión que recibe el diafragma por el peso del abdomen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *