Nos dedicamos al diseño, fabricación y venta de colchones especiales para personas de hasta 150 kilos. Diseñamos colchones de forma tal que aumentamos su durabilidad, mejoramos el descanso de los durmientes con peso superior al habitual, beneficiando así la salud y el bolsillo de nuestros clientes.

¿Tiene que ser un colchón más duro, por el hecho de ser para una persona con mayor peso? No tiene porqué, dependerá del gusto del durmiente. Lo que sí es verdad es que a las personas con más peso nos suelen gustar colchones con más firmeza. Nuestra sensación de hundimiento sobre un colchón de firmeza media es mayor.

Una queja común de las personas con sobrepeso es “por la noche paso calor”. Las personas de mayor peso sentimos más calor que otros, y esto ocurre porque la grasa subcutánea actúa como una barrera para el cuerpo para liberar el calor, lo que juega en contra de la termorregulación y… nos hace pasar más calor, y sudar más.

Para estos clientes más calurosos recomendamos nuestros colchones con núcleo de muelles, muelles tradicionales o muelles ensacados.

A la hora de fabricar nuestros colchones hemos pensado en núcleos que no aporten calor y en acolchados superficiales que faciliten la ventilación y favorezcan la evaporación del sudor. Pues la sudoración nocturna en personas con peso superior a 100 kilos, es superior a la habitual.

 

colchones con núcleo de HR

$ 39
99
Monthly
  • anti-alergias
  • adaptables

con núcleo de Muelles Ensacados

$ 39
99
Monthly
  • adaptables
  • frescos

con núcleo de Muelles tradicionales

$ 39
99
Monthly
  • duraderos
  • frescos

 

¿Son mejores los colchones más gruesos? No necesariamente. Es decir, para que una persona con más de 100 kg. de peso duerma adecuadamente no es necesario un colchón de más de 30 cm. de grueso, no lo es.

Lo que sí es cierto es que un colchón con perfil alto o más profundidad va a permitir que el colchón aporte al durmiente con sobrepeso sus dos funciones básicas: soporte, con su núcleo, y adaptabilidad, con sus acolchados.

Un colchón de menos de 25 centímetros al que aplicáramos una comprensión profunda -la presión de una cadera de una persona obesa-, no trabajará adecuadamente. Por ejemplo, apoyado sobre un somier de láminas, el durmiente podría incluso intuir la posición de las láminas bajo el colchón sobre el que está tumbado.

La diferencia de hundimiento que puede sufrir un colchón, sobre el que se acuesta una persona de peso medio o una persona de peso superior a 100 kilogramos puede variar de 2 a 5 centímetros.

Esto mismo ocurrirá en nuestros colchonesXXL, la diferencia está en que los materiales utilizados en su fabricación están elegidos para soportar unas cargas superiores de presión a lo largo del tiempo.

Distintos materiales a los habituales. Mejor calidad de materiales. Un orden adecuado de núcleo a acolchados más superficiales y una fabricación exquisita.

Colchones para personas con peso superior a 100 kilos​

Conseguiremos los mismos beneficios que aporta un colchón para gente más delgada: espalda alineada, adaptabilidad y frescura. Un apoyo consistente y duradero para personas con una fisonomía pícnica.

Otro aspecto importante para las personas con sobrepeso es evitar los puntos de presión. El colchón perfecto para cualquier persona, da igual su peso, sería el que permitiera que la presión de nuestro cuerpo sobre el colchón estuviera repartida por la mayor superficie posible del colchón y soportando igual presión.

De esta forma, más centímetros cuadrados soportarían nuestro peso total y a igual presión. Lo que conseguiríamos así es evitar puntos de presión, favorecer la circulación de nuestra sangre y evitar extremidades con problemas vasculares o adormecidas.

 

 

Puede que buscando un colchón adecuado a tu fisonomía, hayas encontrado el término “colchón bariátrico”. Los colchones bariátricos son aquellos que facilitan el descanso a personas con problemas de obesidad.

La bariatría es la ciencia que estudia las causas, tratamiento y prevención de la obesidad. Se llama bariatra al profesional de la salud que se especializa en la investigación y el tratamiento de las enfermedades derivadas del exceso de peso.

Si seguimos con terminología específica, tendremos que incorporar dos palabras: obesidad mórbida e IMC. La obesidad mórbida es una enfermedad, que sufren aquellas personas cuyo peso es superior a 45 kilos o un 50% a su peso corporal ideal. El IMC, es el Índice de Masa Corporal, un ratio que cruza el peso con la altura de una persona, y muy útil para saber si estamos o no pasados de peso.

Gordos, obesos, robustos, fuertes… sí, ¡pero descansados y contentos!

Una adaptabilidad suficiente para que el durmiente no se sienta hundido. A veces, se fabrican para gente robusta colchones con mucho más grueso en los acolchados ¡y no es esa la solución, pues se pueden sentir hundidos! Lo que hay que hacer es usar capas de acolchado de más calidad, pero de similar grosor.

Como aclaración, no hay que confundir los colchones para gente con peso alto con los colchones King Size. King Size es una terminología que se usa en los países anglosajones para denominar a colchones de medidas extra-grandes: colchones 2 x 2, de dos metros por dos metros. No tiene por tanto nada que ver con que sean para personas con sobrepeso, tiene que ver con su tamaño en ancho y alto.